Palabras del señor Ministro de Relaciones Exteriores con ocasión del 199º Aniversario del Ministerio de Relaciones Exteriores

Peru noticias

Señor Viceministro de Relaciones Exteriores, Embajador Manuel Talavera Espinar,

Señor Secretario General de Relaciones Exteriores, Embajador Francisco Tenya Hasegawa,

Señores ex Cancilleres de la República, ex Viceministros, ex Secretarios Generales,

Señores Embajadores Directores Generales,

Señores funcionarios del Servicio Diplomático de la República,

Señoras y señores del personal administrativo y de servicios,

Amigos todos,

Asistimos a la celebración del 199° Aniversario de creación del Ministerio de Relaciones Exteriores, nuestra casa, en medio de un complejo contexto caracterizado por la emergencia sanitaria mundial, y las necesarias medidas de distanciamiento social, que obligan a que dirija estas palabras por la vía virtual y no frente a ustedes como dicta la tradición y como habría sido mi deseo.

La pandemia y sus lamentables estragos no hacen excepciones, y en ese sentido, la familia de Torre Tagle no ha resultado incólume a este terrible flagelo.

Vayan, por tanto, mis primeras palabras de reconocimiento a nuestros caídos, a los más de 70 miembros de nuestra casa que han resultado contagiados cumpliendo con sus labores, y también a aquellos miembros de la Cancillería que han sufrido la pérdida de sus seres queridos, muchos de los cuáles, con amplio sentido de responsabilidad, han continuado trabajando, incluso sin tener siquiera la oportunidad de despedir a los suyos.

Transmito también mi hondo aprecio y gratitud a todos aquellos integrantes del Ministerio de Relaciones Exteriores que, en el marco de la pandemia, han representado y representan nuestra primera línea de acción: los cónsules, los representantes de los órganos del servicio exterior, los miembros de nuestras Oficinas Desconcentradas, los funcionarios de los grupos ad hoc creados en este contexto, del Grupo de Trabajo sobre Donaciones y Compras, del Grupo Vacunas, del Grupo de apoyo a las Repatriaciones “GAR”, del Grupo de operaciones para repatriaciones aéreas “GORA”, el Grupo de apoyo a repatriaciones de extranjeros “GARE”, y todos aquellos sin cuyo concurso la Cancillería no habría podido responder con éxito a las importantes misiones encomendadas en este desafiante escenario.

A pesar de las dificultades, me embarga como todos los años una profunda emoción en este día especial, al recordar a los varios amigos que esta carrera me ha permitido hacer y el largo trecho andado de constante aprendizaje, de permanente servicio y de profundo compromiso, valores que encarnan los miembros de Torre Tagle en su conjunto.

Esta oportunidad, en que nos hallamos en la víspera del Bicentenario del Ministerio de Relaciones Exteriores, debe encontrarnos como una cancillería fortalecida, a pesar de la crisis sanitaria y las medidas de austeridad; capaz de adecuarse a las circunstancias actuales, y moderna, sostenida sobre su sólida tradición democrática e institucional.

Hoy más que nunca es necesaria una diplomacia imaginativa, capaz de articular respuestas a desafíos complejos y comunes; una diplomacia que ayude a combatir “(…) el origen de la mayor parte de los conflictos: el subdesarrollo económico y social”, parafraseando a un peruano universal, una referencia para la diplomacia peruana y mundial: Don Javier Pérez de Cuéllar, quien nos dejó hace unos meses con un amplio legado a cuestas.

Como señalé al asumir el cargo y en la línea de los objetivos fijados por el señor Presidente de la República, la actual gestión de la Cancillería se orienta fundamentalmente hacia dos ámbitos de actuación. En primer término, tenemos el reto de coadyuvar significativamente en la respuesta del Estado a la pandemia y, en segundo lugar, contribuir con los esfuerzos para la reactivación económica del país.

En el marco de la atención a la pandemia, esta Cancillería ha asumido el liderazgo para asegurar que la vacuna contra el COVID 19, calificada como objetivo nacional, llegue al país, una vez que sea alcanzada.

De otro lado, debemos seguir asegurando donaciones, cooperación y adquisiciones adicionales para la atención de la pandemia, procurando la llegada de más misiones técnicas y científicas; así como culminar en breve la venida de los pocos peruanos que aún quedan “varados” en el exterior.

Somos funcionarios del Estado, quizás parte de sus hijos más dilectos, y como tales tenemos la obligación de aportar sustantivamente con su desarrollo. Hemos propuesto una agenda amplia que ayude a recuperarnos de este flagelo y nos rencause por la línea del desarrollo.

En ese marco, como ya he especificado, nuestra acción estará orientada al relanzamiento de la imagen del Perú, la atracción de inversiones y la búsqueda de mercados. Asimismo, fortaleceremos las relaciones vecinales y regionales, la cooperación internacional para el cierre de brechas estructurales, el desarrollo sostenible, la defensa del multilateralismo, la promoción cultural, la lucha contra la corrupción, el tráfico ilícito de drogas y el terrorismo, entre otros.

Seremos también responsables de organizar las Elecciones Generales en el exterior en el año del bicentenario de la Independencia y del bicentenario del Ministerio de Relaciones Exteriores, tarea que en el contexto actual nos obliga a ser creativos y a apoyarnos en nuevas tecnologías, con miras preservar la deseada distancia social, generar ahorro al Estado y una importante participación ciudadana.

Señoras y señores

Como parte de nuestro esfuerzo de modernidad quiero hacer un reconocimiento a las mujeres de Torre Tagle, a las diplomáticas, las funcionarias administrativas y de servicios, por su aporte y por darle signo a un proceso evolutivo, necesario, que nos conduzca de manera efectiva a una Cancillería inclusiva, equitativa, donde se dé mayor participación y mayor liderazgo a la mujer.

No escapa al conocimiento de todos ustedes, que actualmente contamos con seis (6) Directoras Generales y Jefas de Oficina General de un total de veintidós (22) cargos y esperamos seguir sumando a más profesionales mujeres en el cumplimiento de nuestros objetivos de política exterior.

En ese marco, debemos ser capaces de brindar todas las herramientas que permitan un trabajo en las condiciones necesarias, desterrando prácticas proscritas, que excluyen, que intimidan, que discriminan a los más vulnerables, y no permiten desarrollar las labores de manera adecuada.

Miembros de esta gran familia, al congratularnos por un nuevo aniversario, renovemos nuestro compromiso de trabajo, de entrega, por un una Cancillería al servicio del país y de la ciudadanía, alineada con los objetivos de Estado, sostenida en su fortaleza institucional y su permanente búsqueda de excelencia.

El país cuenta con nosotros. Sigamos por la senda trazada, por tantos hombres y mujeres de Estado, surgidos de esta Cancillería bicentenaria que han dado gloria y prestigio a nuestra institución y al país.

¡Feliz día del Ministerio de Relaciones Exteriores!

¡Feliz día de diplomático!

Gracias.



Vía Gob.pe

Siga estas noticias en Linkedin

Siga estas noticias en Linkedin
Únase a nuestra página en Linkedin para DePeru.com

Le puede interesar:

Perú logró 18 medallas en Panamericano Off Ice de Coreografías y Spins de Patinaje Sobre Hielo.

Fumar y beber alcohol a la vez puede desarrollar cáncer de laringe, alerta EsSalud

Produce promocionó más de 4 toneladas de pescado fresco y conservas en feria “Mi Pescadería”