MIMP: Un Día de la Madre diferente, pero con el mismo amor

Este Día de la Madre será diferente para las trabajadoras de los Centros de Acogida Residencial (CAR) del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP). Ellas, por primera vez, pasarán su día con nuestras y nuestros niños, niñas, adolescentes y personas con discapacidad, residentes de los 66 centros del MIMP, administrados por el Inabif.

Ana Rojas Chávez es personal de atención permanente del CAR Renacer, para personas con discapacidad. Es técnica en enfermería y trabaja desde el 2015 en el CAR. Por primera vez está alejada de sus hijos, 9 y 2 años, y de su hija que acaba de cumplir un año de edad.

“He aprendido mucho de nuestras y nuestros residentes con discapacidad, los escucho, converso, los quiero como a hijos e hijas. Todos me llaman mamá, ¡soy su mamá!, soy feliz y tengo la responsabilidad de cuidarlos y protegerlos”, comenta Ana y enfatiza que su amor de madre es compartido con las y los residentes del CAR.

Ana está comprometida con el cuidado de todos los residentes de los centros. Ella forma parte del segundo grupo de trabajadores, previo descarte del COVID-19, que ingresó voluntariamente al CAR para cumplir el aislamiento social obligatorio con este grupo en situación de vulnerabilidad.

De profesión, Ana es técnica en enfermería. Recuerda que su último embarazo lo pasó trabajando en el CAR. “Muchas veces llegaba cansada, pero las y los residentes venían a hacerle cariño a mi pancita, me sentía protegida, me cuidaron mucho, ese cariño se los retribuyo quedándome con ellas y ellos en el CAR”, relata con ternura.

Hoy, Ana recibió su día con las y los residentes quieneshicieron un baile para todas las madres del CAR; además, sus hijos e hijas, en casa, se comunicaron con ella y a la distancia recibió mucho amor.

Madre en Loreto

Por otro lado, en el CAR Santa Lorena en Loreto, María Cárdenas Bravo también es una de las trabajadoras de este centro que ha decidido pasar el día de las madres acompañando en el aislamiento social obligatorio a las residentes para protegerlas y prevenir el contagio del COVID-19.

María tiene pocos meses trabajando en el albergue y su experiencia en la protección de los derechos de niñas, niños, adolescentes ha aportado a que el CAR se convierta en un hogar de sana convivencia.  

Es abogada y madre de una adolescente de 17 años, quien comprende la dedicación de su progenitora y entiende que, ensu día, compartirá el cariño de su madre con adolescentes quenecesitan de ella.

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), a través del Programa Integral Nacional para el Bienestar Familiar (Inabif), brinda atención a niñas, niños y adolescentes, personas con discapacidad y personas adultas mayores en desprotección familiar, que se encuentran albergados en los 66 centros del MIMP, a nivel nacional.

Así mismo, durante la cuarentena el MIMP, a través del Inabif, ha implementado tres servicios de refugio temporal (Villa María del Triunfo, San Juan de Lurigancho y Pueblo Libre) donde se acogen a personas adultas mayores, niñas, niños y adolescentes en abandono o víctimas de violencia, que se encontraban expuestos al contagio del COVID-19.



Vía gob.pe

Siga estas noticias en Linkedin

Siga estas noticias en Linkedin
Únase a nuestra página en Linkedin para DePeru.com

Le puede interesar:

Más del 50% de comerciantes de mercados resultaron positivo al Covid-19

Santa Rosa de Quives: Mercado Minagri De la Chacra a la Olla llega al distrito para abastecer con alimentos de primera necesidad a familias rurales

Minem impulsa reactivación minera y garantiza el suministro de energía para los peruanos