Más prevención y menos improvisación

Por: Hernando Tavera, presidente ejecutivo del IGP

Después de cada temporada de lluvias o de la ocurrencia de un fenómeno natural, volvemos a la reflexión interminable del qué se hizo o no se hizo para prevenir los desastres, además de buscar los responsables o las personas adecuadas que den soluciones.

La concepción que tiene la población de los peligros naturales parece llevar un sentido contrario a la comprensión de estos fenómenos lograda por la comunidad científica. Hoy, a diferencia de hace 50 años, la ciencia ha podido determinar cuáles son los factores que condicionan la futura ocurrencia de grandes terremotos, cuál es la dinámica interna de un volcán y qué lo hace erupcionar; además, se han desarrollado instrumentos y sistemas que monitorean las lluvias en tiempo real y la generación de huaicos. Pese a ello, es común oír a la población culpar a la naturaleza por los desastres y evadir cualquier responsabilidad.

Entonces, si se han logrado tantos avances en la ciencia que pueden ser utilizados en la gestión del riesgo de desastres, ¿por qué estos aportes no se aplican? La respuesta a esta pregunta está asociada a una palabra: prevención. El Instituto Geofísico del Perú (IGP), institución técnica-científica adscrita al Ministerio del Ambiente, viene orientando el desarrollo de sus actividades científicas a la creación de servicios y productos de aplicación útil, práctica y tangible para las autoridades y población.

En esa línea, el IGP está liderando, por encargo del Estado peruano, la implementación del sistema de alerta temprana de sismos (SASPe) y el monitoreo continuo de la actividad sísmica a través del Centro Sismológico Nacional (CENSIS), el sistema de alerta temprana de erupciones volcánicas a través del Centro Vulcanológico Nacional (CENVUL) y el sistema de alerta temprana ante huaicos. Son con estos sistemas y sus productos con los que el IGP les dice a las autoridades regionales y locales del país trabajemos juntos y dejemos atrás la improvisación.

No hay excusa para no empezar a trabajar ya. El Estado peruano, desde 2018, ha facultado a los gobiernos locales y regionales a coordinar con el IGP para realizar estudios y proyectos de investigación sobre peligros naturales. Es más, la ley de Presupuesto 2020 ha reiterado, por tercer año consecutivo, que estos gobiernos pueden implementar de la mano con el IGP sistemas de alerta temprana y de observación de fenómenos naturales en sus jurisdicciones.

En el sur del Perú, solo el distrito de Sachaca y la municipalidad provincial de Arequipa han tocado las puertas del IGP para el desarrollo de estudios de microzonificación geofísica-geotécnica, productos claves para determinar el comportamiento dinámico de los suelos ante la ocurrencia de grandes terremotos. No esperemos que el desastre esté encima nuestro para reaccionar. IGP: «Ciencia para protegernos, ciencia para avanzar».

(Publicación hecha a través de Diario Correo)



Vía gob.pe

Siga estas noticias en Linkedin

Siga estas noticias en Linkedin
Únase a nuestra página en Linkedin para DePeru.com

Le puede interesar:

Bono económico de S/ 380 como ayuda por coronavirus

MTC garantiza continuidad de los servicios de transporte de carga y toda actividad conexa

Más de 1,400 detenidos fueron incluidos en registro de infractores de la cuarentena