Viceministro Quijandría: “El precio al carbono es un mecanismo que cobra mayor relevancia si buscamos alcanzar la ambición climática del Perú”

Ayer se dio inició a la Semana del Precio al Carbono, evento organizado por el Ministerio del Ambiente (MINAM) que tiene por objetivo dar a conocer las experiencias desarrolladas por distintos países en implementación de mecanismos que fijen un valor a las emisiones de CO2 y desarrollar discusiones acerca del potencial de implementar este tipo de instrumentos en el país como una política que contribuya al cumplimiento de nuestro compromiso climático. El evento contó con la participación de representantes de diversas instituciones de los sectores público, privado y la cooperación internacional.

Durante la inauguración del evento, Gabriel Quijandría, Viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del MINAM, resaltó que el tema sobre el precio al carbono está mucho más maduro en términos de gestión y capacidad para el Perú que años anteriores.

“El precio al carbono es un proceso bastante consolidado a nivel internacional que nos permite elevar el nivel de discusión y mostrarnos el camino para implementar este mecanismo en el país”, apuntó. Agregó que el precio al carbono es un instrumento que ha cobrado mayor relevancia dentro de las políticas públicas y tiene como fin involucrar al sector privado para alcanzar la ambición climática del Perú, es decir convertirnos en un país carbono neutro al año 2050.

Por su parte Laura Secada, directora general de Cambio Climático y Desertificación del MINAM, habló sobre el sentido de urgencia que tiene el país en respuesta al cambio climático, por lo que resaltó que el precio al carbono es “un instrumento que nos reta a trabajar para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de manera costo efectiva”.

Mariano Morazzo, jefe de políticas de cambio climático y energías renovables de la empresa Enel, enfatizó que el precio al carbono no solo pasa por un tema de combatir el cambio climático sino sobre cómo lograr ser más competitivos. “Es un instrumento que ofrece señales claras a todos los operadores de mercado y representa una política de desarrollo porque promueve la innovación y la competitividad de las empresas”, resaltó.

Asimismo, Lorenzo Eguren, coordinador de la Dirección de Mitigación de Gases de Efecto Invernadero del MINAM, resaltó que el Perú ha dado un paso adelante al valorizar el carbono -el MEF estableció que el precio social al carbono es de 7.17 dólares por cada tonelada de CO2- y agregó que el país viene alentando un mercado voluntario para neutralizar la huella de carbono en las organizaciones y promover la transferencia de recursos a proyectos de reducción de emisiones para el cumplimiento de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC).

A tomar en cuenta

El precio del carbono es un instrumento que permite valorizar el efecto negativo que algunas actividades generan sobre la sociedad y, de esa manera, lograr que los responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero lo asuman a través de un impuesto o la compra de certificados que permiten neutralizar las emisiones que producen.

Este mecanismo permite generar un mercado donde existen incentivos entre las empresas y actores encargados de reducir emisiones a través de la siembra de bosques, inversión en energías renovables o la gestión de residuos sólidos.

De hecho, un estudio liderado por Joseph Stiglitz y Nicholas Stern resaltó que el precio al carbono debería fijarse entre US$40 y US$80 la tonelada de CO2 para el año 2020; y entre US$50 y US$100 para el año 2030, a fin de alcanzar las metas del Acuerdo de París.



Vía gob.pe

Siga estas noticias en Linkedin

Siga estas noticias en Linkedin
Únase a nuestra página en Linkedin para DePeru.com

Le puede interesar:

PCM impulsa servicio de nube para las municipalidades con menores recursos al interior del país

Ministerio de Salud atendió más de un millón 200 mil casos relacionados a salud mental durante 2019

MTPE realizó primer encuentro regional para la protección de la vida y la salud de los trabajadores en Piura