MIMP continúa trabajando para prevenir la violencia contra las mujeres e integrantes del grupo familiar a nivel nacional

La violencia contra las mujeres es uno de los principales problemas sociales de nuestro país. Por ello, como Estado venimos trabajando para cambiar esta situación, promulgando leyes, incrementado el gasto público, ampliando servicios y, en estos últimos años con ahínco, implementando acciones para prevenir la violencia, tanto con mujeres como con hombres.

Sin embargo, como Estado y sociedad debemos tener claro que una política pública integral que busca erradicar patrones socioculturales arraigados durante siglos constituye un proceso continuo, progresivo y con resultados a mediano y largo plazo en una sociedad pluricultural y multilingüe como la peruana; muestra de ello es que las cifras de violencia no pueden cambiar de un día para otro, y que hay que educar a toda la población, atendiendo a cada particularidad de nuestro país.

Desde el MIMP se implementa a nivel preventivo respuestas integrales, sostenibles y articuladas que responden a nuevos escenarios, trabajando no solo por lograr personas informadas sino personas capacitadas, que desarrollen procesos de visibilización, reflexión e interpelación sobre los estereotipos de género que toleran la subordinación de las mujeres y la consiguiente violencia que los hombres ejercen contra ellas.

Nuestras acciones preventivas promocionales trabajan con mujeres, hombres, niñas, niños y adolescentes, tanto al interior de las familias, como en las escuelas y la comunidad en 184 distritos del país de 90 provincias de las 25 regiones, a través de tres estrategias integrales: a) comunitaria; b) educativa; y c) comunicacional; que a noviembre del presente año han conseguido:

§ 23 445 hombres de la comunidad han sido capacitados por 143 colectivos “Entre patas”, promoviendo en ellos actitudes de rechazo hacia todo tipo de violencia; así como, relaciones igualitarias con sus parejas.

§ 2932 mujeres tomaron una o más rutas mínimas de acción y/o decisión frente a la violencia: (1) entablar denuncias; (2) contar la situación vivida y apoyarse en su red familiar; (3) separarse de la pareja o no retornar con la ex pareja; (4) emprender un negocio propio o empezar a trabajar para romper la dependencia económica; (5) estudiar, retomar o culminar sus estudios y (6) establecer límites frente a situaciones de control por parte del conviviente/pareja/esposo.

§ 5 183 mujeres fortalecieron sus capacidades y habilidades personales y sociales para el empoderamiento económico de las cuales: (1) 772 fortalecieron sus emprendimientos económicos; (2) 1 164 mejoraron su nivel de empleabilidad y 291 han sido insertadas en empresas públicas y privadas.

§ 75 413 personas (56 647 son mujeres y 18 766 hombres) fueron informadas y sensibilizadas a través de la Campaña Casa por Casa con la participación de la comunidad a través de facilitadoras en acción (4912 mujeres y hombres) y agentes comunitarios (12 117) de las 25 regiones, a fin de prevenir y detectar casos de violencia.

§ 1 939 docentes fortalecieron y desarrollaron sus competencias en prevención de la violencia familiar y sexual, embarazo adolescente y trata de personas, capacitando a 2 471 líderes estudiantiles quienes realizaron actividades de prevención promocionales en sus Instituciones Educativas informando a sus pares.

§ Lanzamos la campaña comunicacional Violencia disfrazada de amor dirigida a mujeres jóvenes para que identifiquen a tiempo señales de alerta y situaciones de control durante el enamoramiento con mensajes, videos y consejos accesibles en la web: http://señalesdealerta.pe

Las actividades preventivas promocionales tienen un impacto a largo plazo, tal como consta en el decrecimiento de los índices de violencia contra la mujer que pasó de 41,2% en el año 2000 al 30.6% en el año 2017, según la ENDES-INEI.

Para que la población conozca, se identifique, se motive y se fidelice con las intervenciones se requiere adquirir material promocional que se adaptarse a las necesidades y preferencias de la población. Asimismo, es necesario que el personal voluntario vista indumentaria (camiseta, gorros, impermeables, bolsas y sombreros), que permite a la comunidad de las zonas urbanas y rurales de todo el país identificarlos/as, inmediatamente, como representante del MIMP.

Este 2020 seguiremos trabajando para que todas y todos puedan vivir en un país libre de violencia.



Vía gob.pe

Siga estas noticias en Linkedin

Siga estas noticias en Linkedin
Únase a nuestra página en Linkedin para DePeru.com

Le puede interesar:

Bono económico de S/ 380 como ayuda por coronavirus

MTC garantiza continuidad de los servicios de transporte de carga y toda actividad conexa

Más de 1,400 detenidos fueron incluidos en registro de infractores de la cuarentena