Ministra Flor Pablo tuvo emotivo reencuentro con sus maestras de primaria

  • “Este no solo fue un colegio, fue en realidad una familia para nosotras”, señaló al rencontrarse también con seis compañeras de estudios

La ministra de Educación, Flor Pablo, tuvo hoy un emotivo reencuentro con dos de sus profesoras de primaria del colegio N° 2025, en la cuarta zona de El Progreso, en Carabayllo, y con seis compañeras de estudios.

Pablo, que visitó de manera inesperada el colegio con motivo del Día del Maestro, se emocionó hasta las lágrimas cuando se abrazó con sus profesoras Juana Anaya Barrientos y Carmen Flores Mendoza y también con sus excondiscípulas, a quienes no esperaba encontrar allí.

“Este no solo fue un colegio, fue en realidad una familia para nosotras”, dijo la ministra mientras evocaba con ellas los gratos momentos vividos en la escuela, que en ese entonces no era de material noble sino de esteras y acogía a alumnos que en su mayoría eran hijos de provincianos recién llegados a la capital.

La ministra recordó en especial a su maestro Ricardo Villanueva, y contó que él les enseñó no solo lo que estaba en el currículo sino también cómo sentarse, comportarse, comer y bailar porque jugaba con los alumnos y los alentaba a que tuvieran siempre una buena convivencia escolar y se integraran para que pudieran crecer como una gran familia.

“El profesor siempre nos decía: Así vivan en un cerro, deben andar muy limpios y ser muy educados, porque vivir en una zona pobre no significa que tienen que ser descuidados. Uno debe tener metas y proyectos, decía, y así todos nos dedicamos a estudiar y algunos fuimos profesores, otros técnicos, pero, sobre todo, buenas personas”, refirió.

“Eso es lo que somos en realidad. El maestro Villanueva logró su propósito. Logró unirnos, hacernos buenas personas y ser solidarios con los otros”, anotó.

Dirigiéndose a sus maestras, Pablo expresó su agradecimiento a todos los docentes del Perú por el trabajo que hacen con entrega y profesionalismo “porque un maestro deja huellas que son imborrables en la formación de nuestros estudiantes y en la formación de cada uno de nosotros”.

Por su parte, la maestra Juana Anaya, quien lleva más de 38 años enseñando, dijo que se sentía muy orgullosa al ver que su antigua alumna volvía hoy al colegio como ministra de Educación.

“A ella le gustaban las matemáticas, bailaba bastante y escribía poesías”, contó, en tanto que la maestra Carmen Flores recordó que la pequeña Flor Pablo era “una alumna muy jovial, siempre con la sonrisa en los labios, muy estudiosa y muy solidaria”.

Al despedirse, la ministra pidió a sus maestras que continúen con el compromiso de seguir formando buenas personas y buenos ciudadanos para hacer del Perú una sociedad más inclusiva, armónica y tolerante



Vía gob.pe

Siga estas noticias en Linkedin

Siga estas noticias en Linkedin
Únase a nuestra página en Linkedin para DePeru.com

Le puede interesar:

Ministra Fabiola Muñoz recibe reconocimiento por trabajo en favor de la conservación ambiental

EsSalud podría construir hasta 20 hospitales si recupera deuda de entidades estatales y empresas privadas

Nuevo gerente de EsSalud Lambayeque asumió funciones