Infecciones respiratorias agudas afectan más a adultos mayores y menores de 5 años de edad

Los casos de infecciones respiratorias (IRAS) agudas aumentan en la temporada de invierno y los más afectados son los adultos que superan los 60 años de edad y los niños menores de 5 años, así como las personas con enfermedades crónicas, pulmonares, renales, hepáticas, cardiacas, entre otras, dijo Patricia Llaque, coordinadora del Servicio de Neumología del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN) San Borja.

Agregó que el aumento de las IRAS se debe a diversos factores de riesgo y entre estos se encuentra el hacinamiento, ya que predispone a la transmisión de gérmenes de persona a persona.

Llaque informó que “las infecciones más comunes son las que comprometen las vías respiratorias superiores como: resfrío común, faringitis, otitis o sinusitis; mientras que las que tienen mayor morbilidad y mortalidad son las que afectan las vías respiratorias inferiores como: bronquitis, neumonía y la tos ferina, especialmente si se presentan en niños menores de 5 años”.

Añadió que es recomendable que los padres de familia no lleven al colegio a sus hijos mientras están enfermos ya que pueden transmitir estas infecciones respiratorias a otros niños. Además, los niños enfermos son más susceptibles a adquirir infecciones por otros virus debido a que hay más de 200 virus que pueden producir enfermedades respiratorias.

Es importante adoptar medidas de prevención como: lavarse las manos, cubrirse la boca y la nariz con el antebrazo al estornudar o toser, y mantener bien ventiladas las habitaciones.

No obstante, la especialista aseveró que “las vacunas son un medio muy importante para prevenir infecciones respiratorias. Siguiendo el Esquema Nacional de Inmunizaciones del Ministerio de Salud los niños reciben protección contra infecciones que afectan las vías aéreas como: difteria, tos ferina, otitis media, neumonía y gripe”.

El resfrío, infección respiratoria más común en niños, suele manifestarse con secreción nasal, estornudos, tos y fiebre. Estos síntomas suelen ser más intensos los primeros cuatro días de la enfermedad y luego disminuyen de manera progresiva hasta desaparecer en siete o diez días, pero suelen tener mayor duración en niños pequeños.

Un niño de dos años de edad puede presentar de 6 a 8 de estos episodios al año y aumentar hasta 14 cuando inicia el nido. “Si su niño presenta respiración rápida, hundimiento de pecho o fiebre persistente debe acudir inmediatamente al establecimiento de salud más cercano para que sea evaluado”, dijo Llaque.

Dato

Este año se tiene programado vacunar a 530 647 niños menores de un año con las tres dosis de pentavalente que los protege de cinco enfermedades: tos ferina, difteria, tétanos, hepatitis B y Haemophilus influenzae tipo B.

Hasta el mes de mayo, se han inmunizado a 168 718 niños, quienes han recibido la tres dosis (dos, cuatro y seis meses).



Vía gob.pe

Siga estas noticias en Linkedin

Siga estas noticias en Linkedin
Únase a nuestra página en Linkedin para DePeru.com

Le puede interesar:

Ministra Fabiola Muñoz recibe reconocimiento por trabajo en favor de la conservación ambiental

EsSalud podría construir hasta 20 hospitales si recupera deuda de entidades estatales y empresas privadas

Nuevo gerente de EsSalud Lambayeque asumió funciones