Adultos mayores también deben cuidarse ante infecciones respiratorias en temporada invernal

Las bajas temperaturas están incrementando el número de adultos mayores afectados por las infecciones respiratorias agudas (IRAS), las cuales deben tratarse a tiempo para evitar complicaciones, advirtió el neumólogo del Hospital Arzobispo Loayza, Vicente Girón Atoche.

“En lo que va del año, el sector Salud viene atendiendo más de 45 mil IRAS en todo el país, gran parte de esta cifra corresponde a adultos mayores. La neumonía es la más peligrosa para este grupo de personas, pues compromete al pulmón, afectando seriamente la vida y la salud de la persona”, agregó.

Las IRAS en las vías aéreas bajas pueden afectar a los dos pulmones, y ahí se convierten en bronconeumonía. En este caso, el paciente debe ser atendido lo más pronto posible por un especialista.

Aquellos adultos mayores con diabetes, hipertensión o fibrosis pulmonar, o de avanzada edad, están entre los más vulnerables ante la bronconeumonía. Los familiares deben extremar los cuidados para reaccionar rápidamente ante los síntomas, alertó el médico.

Una señal a tomar en cuenta es el trastorno del comportamiento: el adulto mayor empieza a hablar incoherencias, se torna irritable, tiene mucho sueño y presenta respiración rápida. No tosen ni presentan fiebre pues el llamado ‘reflejo tusígeno’ está alterado por la edad.

Por su parte, las IRAS que afectan las vías aéreas altas, como la gripe, el resfrío, las traqueítis, faringitis y bronquitis, son las menos graves pero también deben prevenirse y ser evaluadas por un especialista.

Las personas mayores de 60 años deben protegerse de la gripe o influenza mediante la aplicación de vacunas una vez al año; y para la neumonía, cada cinco años. Para ello, es importante que el paciente esté estable, es decir, no enfermo de alguna IRA.

Los adultos mayores afectados deben acudir al médico quien determinará el tratamiento más adecuado, y después permanecer en su habitación hasta superar la enfermedad.

La higiene personal es muy importante, los pacientes deben cambiarse de ropa regularmente, mantenerse abrigados, y lavarse las manos con jabón y agua tibia. Si bien es cierto debe haber ventilación, es importante evitar las corrientes de aire en la casa.

En cuanto a la nutrición, se recomienda una dieta preventiva rica en vitaminas A, B y C, con frutas y jugos a temperatura ambiente, y bebidas calientes, como mates de manzanilla para mantenerlos hidratados y facilitar la expectoración de la flema acumulada.



Vía gob.pe

Siga estas noticias en Linkedin

Siga estas noticias en Linkedin
Únase a nuestra página en Linkedin para DePeru.com

Le puede interesar:

Ministra Fabiola Muñoz recibe reconocimiento por trabajo en favor de la conservación ambiental

EsSalud podría construir hasta 20 hospitales si recupera deuda de entidades estatales y empresas privadas

Nuevo gerente de EsSalud Lambayeque asumió funciones