Adolescentes que no consumen un refrigerio saludable en el colegio tienen riesgo de enfermarse con más frecuencia

Los adolescentes que no consumen un refrigerio saludable en el colegio tienen riesgo de enfermarse con más frecuencia y poner en riesgo su estado nutricional y su rendimiento académico escolar debido a la gran demanda de energía no satisfecha que presentan durante su jornada escolar, dijo Rosa Salvatierra, nutricionista del Instituto Nacional de Salud (INS).

Agregó que los adolescentes que no consumen un refrigerio escolar saludable pueden desarrollar anemia y otras enfermedades como la tuberculosis, cuya tasa es sumamente alta, sobre todo entre quienes tienen las defensas bajas.

El refrigerio escolar saludable para los adolescentes debe estar conformada por tres elementos que son: un alimento sólido (cereal como el pan, tubérculos como la papa o leguminoso como las habas), una fruta y bebida natural (refrescos de frutas con bajo contenido de azúcar). Adicionalmente, puede llevar una botella de agua hervida.

Es recomendable incluir, especialmente, en los refrigerios escolares de las adolescentes, alimentos de origen animal ricos en hierro como el hígado, sangre, bazo, bofe y carne de res para evitar la anemia.

Los adolescentes pueden llevar un refrigerio escolar saludable desde sus hogares o adquirirlas desde los kioscos, cafeterías o comedores de las instituciones educativas que en nuestro país están obligadas a ofertar alimentos y preparaciones saludables considerados en el documento, aprobado recientemente por el Minsa, denominado “Lineamientos para la Promoción y Protección de la Alimentación Saludable en las Instituciones Educativas Públicas y Privadas de la Educación Básica”.

Frutos secos

Los frutos secos también pueden ser una opción de alimento a incluir en el refrigerio escolar saludable como el maní, almendras, pecanas, nueces, avellanas, castañas, entre otras, ya que son fuente de alta cantidad de ácidos grasos omega 3. Además, son una excelente fuente de nutrientes esenciales, aportan elevado contenido de proteínas, antioxidantes, fibra, minerales y vitaminas B y E.

“Las grasas que contienen (los frutos secos) son buenas, es decir, monoinsaturadas y poliinsaturadas, ayudan a disminuir los niveles de colesterol LDL, bajan los triglicéridos, disminuyen la coagulación de la sangre y mejoran la salud de los vasos sanguíneos”, sostuvo Salvatierra.

Agregó que la cantidad de frutos secos a llevar al colegio o comprar en los quioscos escolares no debe superar el puñado, es decir lo que cabe dentro de un puño, consumirlos sin sal o azúcar.

No reemplaza al desayuno

“Es importante que los padres no olviden que el refrigerio escolar saludable no debe reemplazar nunca al desayuno ni al almuerzo, porque aporta solo el 10% al 15% de energía que requerirán los adolescentes durante todo el día”, sostuvo Salvatierra.

Los adolescentes que no toman desayuno corren mayor riesgo de tener sobrepeso y obesidad, “porque está comprobado que tienen mayor predisposición a picar entre comidas o comer mucho más de lo que necesitan durante el recreo o descanso escolar, debido a que han estado muchas horas en ayuno”, añadió.



Vía gob.pe

Comentarios

Videos virales