EsSalud recomienda evaluación oftalmológica en niños para prevenir ojo perezoso

Una evaluación periódica de los ojos en los niños puede prevenir a tiempo problemas de visión, como la ambliopía, que es la disminución de la visión sin causa orgánica o física aparente y es comúnmente conocida como ojo perezoso. Esto se produce cuando uno de los dos ojos se utiliza menos que el otro. Generalmente, se manifiesta en un solo ojo, aunque puede afectar a los dos y suele ser generada por la falta de estimulación durante el desarrollo visual.

 

Al respecto, la doctora Nancy Segura Murga, oftalmóloga del Hospital III de Emergencias Grau de la Red Desconcentrada Almenara de EsSalud explica que la detección y el tratamiento temprano de la ambliopía, incrementa las posibilidades de recuperación.

 

Por ello, es importante realizar los exámenes de rutina en los recién nacidos, luego a los 6 y 12 meses. Dichos exámenes se deben incrementar en la edad pre escolar, comprendida entre los 3 y 4 años.

 

Si la ambliopía se trata a tiempo, la visión puede mejorar en la mayoría de los niños, si no se detecta hasta después de la primera infancia, el tratamiento puede no tener éxito, por lo que todo problema ocular debe ser detectado y tratado muy tempranamente (durante los primeros meses de vida), para que sea exitoso, mientras que en casos como estrabismo o errores refractivos desiguales se pueden tratar con éxito durante los primeros nueve años de edad.

 

Se debe tener en cuenta los antecedentes familiares de ojos desalineados (estrabismo), cataratas en la infancia, si un ojo ve más cerca o más lejos que el otro; alguna condición que impida que la luz entre al ojo correctamente, párpado caído; presencia de miopía o hipermetropía severa en ambos ojos; nacimiento prematuro, bajo peso al nacer o alguna enfermedad ocular grave, todo lo que incrementa los riesgos.

 

La detección de la ambliopía u ojo perezoso lo más pronto posible, hacen una real diferencia para la vida de los que padecen esta enfermedad, pues uno de los ojos no se comunica bien con el cerebro. El ojo puede parecer normal pero el cerebro “prefiere” el otro ojo, en algunos casos los dos ojos pueden estar afectados. “Por ello es fundamental el control oportuno” refiere el especialista.

 

Es importante tener en cuenta que los médicos pediatras y en algunos casos los de atención primaria, son los encargados de examinar inicialmente el sistema visual, para detectar en forma oportuna la disminución de la visión y el desarrollo de las habilidades visuales durante la infancia, como parte del examen médico integral del niño, si producto de estas evaluaciones se detecta alguna señal de problemas oculares, se tiene que referir al niño a un oftalmólogo.

Fuente: EsSalud.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lista de beneficiarios de Pensión 65, fue aprobada por la PCM

Pausa activa laboral en Policlínico Chincha

Gobierno invertirá más de S/. 1,000 mllns. en Colegios de Alto Rendimiento en todo el país