miércoles, 13 de marzo de 2013

Pacientes asegurados presentan dolencia renal pero lo desconocen

Alrededor de 1 millón de asegurados, mayores de 18 años, tendría alguna dolencia renal crónica no diagnosticada en algún grado. En el 2012 más de 10 mil asegurados se dializaron, cifra que se incrementa en un 10 por ciento cada año, lo que hace necesario adoptar medidas preventivas urgentes establecidas en el Plan Nacional de Salud Renal institucional.

Así lo aseguró el doctor Carlos Pereda Vejarano, gerente del Centro Nacional de Salud Renal, al anunciar la campaña preventiva educativa que realizará EsSalud, dirigida a la población asegurada y no asegurada, por el “Día Internacional del Riñón” que se efectuará los días 13, 14 y 15 de marzo.

Las alarmantes cifras resultan realmente atemorizantes si se tiene en cuenta que el paciente con problemas renales, llega a los centros de salud, cuando la enfermedad ya está instalada y debe someterse a diálisis. Ello obedece a que la enfermedad renal crónica, no presenta síntomas en sus fases iniciales y solo se manifiesta en estadios avanzados.

El riñón puede enfermar lentamente, como de manera brusca. Lamentablemente, las molestias tardan un promedio de 10 años en manifestarse y por ello suele ser diagnosticada en etapa severa o terminal, cuando el paciente ya requiere alguna terapia de reemplazo renal: diálisis o trasplante, para seguir con vida.

“Por cada paciente severo que llega a diálisis, 10 fallecen en el camino por problemas cardiacos, los que están íntimamente relacionados a  la enfermedad renal”, precisó el especialista y agregó que es por ello y a fin de sensibilizar a la población sobre el tema la campaña de este año se ha denominado:“PARE, el ataque a los riñones”.

Aunque son órganos del tamaño del puño, los riñones filtran y limpian 200 litros de sangre cada día, no obstante pueden dejar de funcionar de manera repentina generando que la cantidad de orina disminuya y se acumule mayor cantidad de toxinas en la sangre. Existen también factores desencadenantes como la deshidratación grave por severas diarreas y/o vómitos, el consumo indiscriminado de medicamento sin control médico, mordedura de arañas o serpientes e infecciones graves.

Las causas de enfermedad de los riñones más comunes son la diabetes, la hipertensión y  antecedentes de problemas renales en la familia. No obstante, las únicas pruebas de rutina  de diagnóstico precoz son los análisis de sangre y orina que debe realizarse una vez año en pacientes sanos y dos veces al año en pacientes con riesgo (hipertensos y diabéticos).

Fuente: [EsSalud]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada