Video noticias

Industria textil apoyará el resurgimiento del algodón peruano


El Comité Textil de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) saludó la decisión del gobierno de declarar de interés nacional a la cadena productiva del algodón que, de concretarse con medidas específicas, beneficiará a toda la cadena textil.

Por tal motivo planteó fortalecer la labor de la Sunat para combatir radicalmente la comercialización ilegal del algodón, potenciar la investigación a través del Instituto Peruano del Algodón (IPA) e incrementar la productividad para incrementar en forma efectiva el rendimiento por hectárea en el campo y crear una marca colectiva, entre otras medidas.



“Saludamos la promulgación de esta primera medida pues deja en claro la voluntad política de desarrollar esta promisoria cadena y muestra un enfoque multisectorial que no se dio en el pasado”, señaló Enrique Falcone, presidente del Comité Textil de la SNI.

Falcone recordó que el Perú fue un gran productor y exportador de fibra de algodón (en la década del 60), pero la falta de políticas de Estado y la competencia desleal de las importaciones han motivado la debacle. “El ingreso de productos subvaluados y a precios dumping de hilados de la India, tejidos planos, tejidos de punto y confecciones, no solo afectó al algodón sino a toda la cadena”, anotó.

Explicó que en la década del 60 la producción de fibra de algodón llegó a 130,000 T.M., lo que permitió exportar y poner a los algodones peruanos en el mercado internacional. Sin embargo, en la década pasada la mayor producción se alcanzó en 2006 con 78,000 T.M. cayendo a 45,000 T.M. en 2011 (en la campaña 2010 solo se llegó a 24 mil TM). “Esta brecha, no deja espacio para exportar y ni siquiera permite abastecer de algodón a la industria textil local”, señaló.

Sostuvo que es imperativo el resurgimiento de las fibras larga y extra-larga del algodón para no perder nuestra presencia textil en nichos especializados del mundo y ofrecer un “paquete completo” desde la fibra hasta la confección, 100% peruano. “Lo contrario, sería convertirnos en un país maquilero”, anotó, tras puntualizar que en tanto no exista suficiente producción nacional se seguirá importando para abastecer diversos segmentos del mercado textil.

En tal sentido, el dirigente empresarial sostuvo que la industria textil local está dispuesta a continuar adquiriendo hasta el 100% de la producción nacional de algodón, como ha venido sucediendo, “pues la calidad del algodón peruano es clave en el desarrollo de nuestra presencia en los mercados del mundo”, anotó Falcone.

Medidas específicas

En otro momento, el dirigente textil señaló que actualmente alrededor del 90% de la producción algodonera en el Perú depende de pequeños campesinos con parcelas muy pequeñas, sin acceso a tecnología y capacitación, mayormente informales y no asociados; asimismo, hay un elevado nivel de informalidad (“mercado negro”) en la comercialización y poca investigación en desarrollo genético y de nuevas variedades.

En tal sentido, planteó un rol más proactivo de la Sunat para combatir la comercialización ilegal de la fibra y potenciar los sistemas de control del pago del IGV que parecen no funcionar adecuadamente para reducir la informalidad. Asimismo, propuso potenciar y dotar de recursos al Instituto Peruano del Algodón (IPA) y a FUNDEAL para  investigar y desarrollar genéticamente las semillas de algodón, incrementar la productividad y mejorar notoriamente los rendimientos en el campo, evitando así que los productores se pasen al arroz que tiene dos cosechas al año.

Asimismo, señaló que se debe trabajar en el crecimiento y formalización de los pequeños productores y elevar su nivel de asociatividad.

Falcone señaló que otro de los grandes problemas es la competencia desleal de los productos importados subvaluados como los hilados de la India, las telas y las confecciones de China que afectan no solo al algodón, sino a las fibras sintéticas y artificiales, a la lana y hasta a las mezclas. “Podemos competir pero lealmente”, anotó el empresario.

Un aspecto clave para el desarrollo de mercados, es la creación de una marca colectiva que albergue a nuestros productores algodoneros y fabricantes textiles para que se garantice el alto valor agregado de nuestros productos. “Debemos implementar conceptos modernos de gestión y marketing, de tal forma que nuestra producción se oriente a las necesidades y requerimientos del consumidor”, apuntó.

Finalmente, si bien consideró positivo que la declaratoria de interés involucre acciones de la Presidencia del Consejo de Ministros, los ministerios de Agricultura, Producción, Trabajo, Comercio Exterior y de entidades como Indecopi y Sunat, “hubiera sido deseable también la participación del Ministerio de Economía y Finanzas, que es el gran ausente. Estamos seguros que el MEF también apoyará esta buena decisión”, puntualizó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lista de beneficiarios de Pensión 65, fue aprobada por la PCM

Pausa activa laboral en Policlínico Chincha

Gobierno invertirá más de S/. 1,000 mllns. en Colegios de Alto Rendimiento en todo el país